Cómo han cambiado las hipotecas con la nueva Ley de Crédito Inmobiliario (Parte II)

Fecha de publicación: 23.07.2019
Cómo han cambiado las hipotecas con la nueva Ley de Crédito Inmobiliario (Parte II)

El pasado 16 de junio, entró en vigor la nueva Ley de Contratos de Crédito Inmobiliario. Seguimos revelando la nueva realidad de las hipotecas con la segunda parte del artículo.

Devolver anticipadamente una hipoteca variable

Si lo que queremos reembolsar anticipadamente es una hipoteca variable, tampoco nos libramos de la comisión. La cantidad queda sujeta a acuerdo entre entidad y cliente, siempre que respeten los siguientes límites:

  • Inferior al 0,15% del capital anticipado, si se ha hecho antes de cumplirse el quinto año de contrato.
  • Inferior al 0,25% si se ha devuelto antes de los tres años.

Para el resto de casos, la ley estipula que el banco “no podrá cobrar compensación o comisión por reembolso o amortización anticipada total o parcial”.

La nueva cara de los intereses de demora

Si no podemos pagar nuestra cuota mensual de devolución, entrarán en escena los intereses de demora, eternos supervivientes. Pero la cosa ha cambiado respecto a ellos. Antes, llegaban hasta el 25% del capital adeudado. Ahora, con la nueva ley, el interés de demora equivaldrá al interés pactado para el préstamo más un 3%.

Los desahucios ganan tiempo

Los desahucios no desaparecen, pero ahora será más difícil verlos. Si el banco ejecuta la hipoteca, dejándonos sin derecho a permanecer en la vivienda, será porque debemos al banco 12 cuotas mensuales o una cantidad que signifique el 3% de todo el capital concedido en hipoteca, es decir, el valor de la vivienda que estamos devolviendo. Esto, si nuestra deuda se origina antes de llegar a la mitad del periodo de duración del contrato hipotecario. Si el impago deviene después del ecuador, la cantidad adeudada tendrá que corresponder a un 7% del capital prestado por el banco o tratarse de 15 cuotas mensuales para que tenga lugar el desahucio.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

La supervivencia de los productos vinculados

Los productos vinculados son productos financieros que las entidades bancarias suelen “colocar” a los clientes junto con el producto principal, para obtener más beneficios. Aunque con matices, con la nueva ley, estos productos están prohibidos. De todas formas, cuidado, porque nuestro banco aún puede exigirnos que nos suscribamos a ciertos seguros, como el de daños al inmueble.

La parte positiva es que, automáticamente, el banco quedaría obligado a aceptar pólizas alternativas que nosotros, como clientes, planteemos, siempre que sus condiciones sean iguales. Y lo mismo podremos hacer cada vez que renovemos la póliza. El banco podrá analizar dichas pólizas sin comisiones de ningún tipo.

Finalmente, el banco tiene la potestad de vincular a terceros relacionados con el prestatario, como su cónyuge, en la operación del contrato de hipoteca, para que contraten otros productos financieros “siempre que sirvan de soporte operativo o de garantía a las operaciones y que el deudor y los garantes reciban información precisa y detallada” sobre ellos.

Funcionamiento de las hipotecas multidivisa

En virtud de las hipotecas multidivisa, como titulares del préstamo podemos recibir el capital en una moneda diferente al euro si lo consideramos necesario. Esta divisa podrá ser la misma en la que ingresa su nómina o percibe capital de otros activos, la del Estado en el que resida al tiempo de la firma del contrato.

El cambio de moneda se efectuará en base a lo establecido por el Banco Central Europeo en la fecha en que se solicite el cambio de divisa. El banco, en este caso, deberá avisarnos de cualquier modificación en relación al cambio de moneda y de cómo paliar los riesgos respecto a ello.
En conclusión, la nueva Ley de Contratos de Crédito Inmobiliario, que entró en vigor el pasado 16 de junio de este año, trae un beneficio mutuo para entidad y cliente, y equilibra la balanza de privilegios entre una parte y otra.

Comentarios