Cómo es heredar una hipoteca (2ª parte)

Fecha de publicación: 24.10.2019
Cómo es heredar una hipoteca (2ª parte)

Heredar un inmueble sujeto a hipoteca es un asunto complejo, con muchas ventajas e inconvenientes. Conviene saber cómo renunciar o aceptar, y considerar el beneficio de inventario.

El seguro de vida puede salvarnos de la hipoteca

Dados los pasos hasta este momento del proceso, hemos descubierto cuáles son los bienes que contiene la herencia y qué cargas o deudas pasarían también a nuestro nombre. Sin embargo, antes de tomar cualquier decisión, es conveniente tener en cuenta un último factor, según dice Natalia López, abogada del grupo Maher: “La mayoría de las hipotecas que se conciertan en nuestro país tienen asociado un seguro de vida a nombre de los deudores hipotecarios, de tal manera que al fallecimiento de uno de ellos o de los dos, se cancela la hipoteca”.

También cabe la opción de que no se haya formalizado ningún seguro de vida por el legatario, en tal caso, ningún heredero se libraría de las cargas de la hipoteca ni, en consecuencia, de tener que abonar en el futuro próximo las cuotas mensuales correspondientes.

El siguiente paso consistiría en hacerle saber al banco que el antiguo titular del contrato hipotecario ha fallecido, entonces se les requerirá a los herederos la escritura de aceptación de la herencia, previamente inscrita en el Registro de la Propiedad.

Buena noticia para López es que “el cambio de titularidad no suele conllevar gastos ni tasas en la entidad bancaria”, sin embargo, “si los herederos quieren hacer algún tipo de modificación en las condiciones financieras del préstamo, deberán solicitar al banco una novación de la hipoteca y pagar las comisiones que imponga la entidad, más los gastos notariales y registrales”.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Renunciar sin tocar nada

Más simple y fácil que aceptar una herencia es renunciar a ella, según el notario Antonio Ripoll. Tan simple, que es suficiente declarar formalmente dicho deseo ante un notario. No obstante, no todo queda ahí: debemos renunciar sabiendo que hay gestiones patrimoniales que significarían una aceptación tácita de la herencia. Además, “en ocasiones debe tenerse en cuenta quiénes serán los llamados tras el renunciante, porque puede que algún allegado, como nuestros hijos, a los que queremos proteger, se coloquen en nuestro lugar y deban reiterar declaraciones de renuncia”. El consejo de un asesor será lo que más adecuadamente nos guíe.

El beneficio de inventario como alternativa

Es la otra modalidad de aceptación de una herencia en España. Hasta ahora, se ha tratado la aceptación pura y simple, que López define así: “Supone que aceptamos la herencia en su totalidad, con sus derechos y obligaciones; el patrimonio heredado se fusiona con el propio y se responde de las deudas de la herencia con los bienes heredados y con los propios”.

Pero también puede hacerse a beneficio de inventario, cuya aceptación "excluye la obligación del heredero que acepta una herencia de responder con su patrimonio de las deudas que se heredan”, afirma López, distinguiendo así su propio patrimonio del que heredará. Esto no le eximiría de pagar las deudas incorporadas a los bienes heredados, pero le permitiría hacerlas frente con el patrimonio que conforma la herencia. Una vez cumplidas dichas obligaciones, podría heredar el activo sobrante no invertido ya.

Sobre el heredero recae otra obligación a este respecto, la de realizar estas acciones dentro del plazo de 30 días que le concede la ley “desde que supiera su condición”. Es por ello que López sugiere que “el heredero que pretenda valorar si acepta o no una herencia a beneficio de inventario, tiene que acudir lo antes posible a un abogado o a un notario, ya que, pasado este plazo, ya no podrá beneficiarse de esta opción”.

Fuente: El País

Comentarios