Challenge banks y neobancos, las nuevas especies de la banca online

Fecha de publicación: 11.09.2018
Challenge banks y neobancos, las nuevas especies de la banca online

Han nacido nuevas especies en la familia de banca; concretamente, en la división online, y ya están llegando a España. Es posible que sus nombres no te suenen, pero ya están aquí. Bnext, N26, Revolut, 2Getherglobal… Estos son los nombres de algunos partícipes de la revolución de la banca online: Hablamos de los challenger banks y neobancos.

Ofrecen los mismos servicios que la sucursal del banco donde siempre has acudido, pero de forma instantánea, directa y digital, sin tener que salir de casa ni soltar el móvil.

Similitudes y diferencias entre ellas

Son dos tipos de entidades diferentes, pero ambas se caracterizan por ser plataformas online que ofrecen productos financieros en competencia directa con las entidades bancarias clásicas.

¿En qué se diferencian?

Los neobancos se configuran como una prolongación de las entidades bancarias clásicas, proveyendo al cliente de los servicios digitales que no ofrece la sucursal.

En cambio, los challenger banks tienen autonomía, y operan con licencia propia e independientemente de cualquier entidad bancaria clásica.

Novedad, en cierta manera

Visto de la siguiente manera, esto no supone una novedad tan rompedora:

Todos los bancos tradicionales tienen ya su faceta digital bastante trabajada, ofrecen aplicaciones móviles y web para que sus clientes operen a través de ellas en un simulacro de oficina virtual, “pero la banca online no goza de la visibilidad de la que disfrutan los bancos que son nativos digitales”, revela Manuel Romera, director del sector financiero de IE Business School.

Viaconto
Importe de préstamo 600 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
OnlineCredit
Importe de préstamo 1 500 € Quiero préstamo

Según Romera, las nuevas plataformas suponen un cambio de mentalidad, son herramientas “modernas, desenvueltas, ágiles, caracterizadas por una gestión eficiente, y con la posibilidad de abrir una cuenta instantáneamente o de comprar solo lo que el cliente quiere, sin que le propongan nada que no desee, y de forma instantánea”.

¿Quién dijo gratis?

Gratis no, pero casi. Porque otro aspecto del que pretenden diferenciarse los neobancos y los challenger banks de las entidades bancarias tradicionales es el precio. Dado que su público objetivo es mayoritariamente joven, su atracción reside en sus bajas comisiones gracias a “una estructura de coste muy eficiente, al no tener sucursales físicas”, de acuerdo con el director del programa de innovación y tecnología financiera del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), Antonio Herraiz.

También ofrecen “una gran experiencia con un alto nivel de personalización”, pudiendo operar con productos de otras fintech.

Pongamos por ejemplo Bnext, un neobanco español con más de 20.000 clientes que poseen su VISA y más de 20 millones de euros en transacciones. “Según se puede leer textualmente en su aplicación, algunos de nuestros servicios nos lo proveen empresas terceras que nos cobran por ellos”.

Funciona mediante la proposición del neobanco a su cliente de un uso gratuito y limitado mensual; una vez superado, el cliente devuelve la diferencia. Así, comprar con una tarjeta Bnext en comercios españoles se convierte en una operación que podemos realizar sin límite ni coste alguno; en cambio, las operaciones en el extranjero están sujetas a los 2.000 euros de gasto mensual.

¿Está su seguridad a la altura de las circunstancias?

Herraiz, de IEB, nos plantea la duda de confiar nuestro dinero a estos nuevos bancos virtuales, y él mismo responde sin dudas: "Tanto los challenger banks como los neobancos son entidades seguras, especialmente estos últimos, ya que están respaldados por entidades tradicionales para ofrecer productos de crédito”.

No obstante, Romera, de IE Business School, responde de forma más precavida: “Si la seguridad del Banco Popular no estaba garantizada aunque se dijo que era la entidad más eficiente del mundo, ¿qué se puede decir de challenger banks y neobancos, que llevan en el mercado muy poco tiempo? Los hay de todo tipo, desde los que están regulados de forma absolutamente idéntica a cualquier otra entidad, a los que son opacos a la legislación, y saber en qué gradiente está cada uno resulta difícil, por la extrema complejidad de la regulación del sector financiero”.

 

Fuente: El País

Comentarios