Al rescate de los morosos: injusticias en los ficheros

author Óscar Ahulló Fecha de publicación: 14.01.2020
Al rescate de los morosos: injusticias en los ficheros

Verse incluido en un fichero de morosos puede acarrear consecuencias fatales para la economía de una persona. Por eso, las últimas reformas legales evitarán que esto suceda cuando no haya motivos suficientes para ello.

No es ninguna broma. Acabar inscrito en un fichero de morosos puede desmoronar las finanzas personales y las profesionales de cualquiera, y si esto sucede de forma injusta, el caso es mucho más grave todavía. Pues resulta que, en 2017, una tercera parte de las sanciones interpuestas por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) tenían su causa en el abuso de la inscripción en un fichero de morosos de un cliente por parte de su compañía.

El Defensor del Pueblo ha tenido que actuar incontables veces, y también los jueces, por la gran cantidad de quejas de personas que, a pesar de gozar de garantías en el sistema legal, acaban cargando con la fama de malos pagadores sin serlo en realidad, porque son incluidos en ficheros de morosos sin motivo alguno.

En concreto, existe desde diciembre de 2018 una norma legal destinada a controlar todo lo relacionado con los ficheros de morosos. Es la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) que, tras su renovación, se muestra más dura con estos ficheros. Sin embargo, los expertos prefieren esperar para comprobar sus efectos.

Un poco más sobre los ficheros de morosos

Los ficheros de morosos son listas en las que aparecen los nombres de individuos que, por el motivo que sea, han incurrido en impago de ciertas cuotas o devoluciones. Estas personas pasan a considerarse malos pagadores, deudores por naturaleza. Y aunque la Ley de Crédito al Consumo obliga a las empresas a evaluar a sus consumidores, todas las compañías con acceso a los ficheros –bancos, aseguradoras, etc.– pueden identificarlos como clientes no rentables o de riesgo, lo cual termina dificultando sobremanera el hecho de obtener préstamos, tarjetas, financiación…

Aunque Asnef sea el más popular, existen otros ficheros en España como Equifax, Rai o Experian.

Miguel Geijo, socio de Broseta, define estos ficheros como una “buena herramienta”. Según él, es muy útil para evitar el sobreendeudamiento de un usuario que ya tiene deudas, así como para conceder solo crédito responsable. Pero si hay “cierta tendencia a utilizarlos como medio de presión para cobrar facturas”, su propósito se desvirtúa para convertirse en un injusto medio de amenaza.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Reformas con aires de justicia

Tanto los acreedores de las deudas como los gestores del fichero son los responsables de, principalmente, no demostrar que se ha requerido un pago, o incluso inventar deudas inexistentes. La LOPD llama ahora “sistemas de información crediticia” a estos ficheros, de los que exige ciertas condiciones para reconocer su licitud. Estas son cuatro de las principales exigencias:

  • Que la deuda pendiente sea “cierta, vencida y exigible” y superior a 50 euros. Antes de la reforma, el impago de un solo euro ya podía suponer la inclusión en el fichero.
  • Que la cantidad no haya sido reclamada vía judicial, administrativa o arbitral.
  • El afectado debe ser consciente de que se enfrenta a una posible inclusión en estos ficheros.
  • Si han pasado más de cinco años desde que incurrió en impago, no puede ser incluido.

Luz al final del túnel

Gran parte de las sanciones por parte de la AEPD tenían como origen la no demostración de que se había requerido al deudor para el pago. Ahora, esto es más fácil cumplirlo, puesto que este requerimiento, incluyendo el aviso de una hipotética inclusión del deudor en el fichero, puede hacerse tanto en el contrato como en el propio requerimiento de pago, pero no en ambos. En casi de impago e inclusión, el usuario tiene 30 días para impugnar este hecho, que conocerá inmediatamente por parte del fichero, durante los cuales sus datos permanecerán bloqueados.

Según Geijo, un problema común en las altas “tiene que ver con procedimientos internos de los partícipes, que no lo tienen bien protocolizado, o, simplemente, no dan abasto”

Pese a todo, el jurista ve una mejora, ya que “en los últimos 20 años se han profesionalizado mucho” con el objetivo de cumplir la normativa de la AEPD. 

Fuente: El País

author

Autor del artículo:

Óscar Ahulló

Es redactor creativo publicitario y redactor web especializado en finanzas.
Biografía completa

Comentarios