Agosto hunde como nunca al euríbor (Parte 1)

Fecha de publicación: 01.10.2019
Agosto hunde como nunca al euríbor (Parte 1)

Primera parte - El euríbor sigue en caída libre y ya bate récords históricos. Veremos su evolución y cómo afecta a las hipotecas variables.

Si esto fuera una película del salvaje oeste, el euríbor parecería el caballo del vaquero bueno: incesante en su carrera, avanzando incansable y trepidante hacia el horizonte y fuera del alcance de sus perseguidores –en el caso del euríbor, sus perseguidores podrían ser sus anteriores registros. Los expertos ya solo pueden ponerse la mano de visera para creer lo que están viendo. Agosto ha vuelto a hundir el euríbor y lo ha situado donde nunca antes lo habíamos visto: en un sorprendente -0,356, su valor más bajo desde que se tienen registros. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de las hipotecas a tipo de interés variable en España están sujetas al euríbor, podemos empezar a imaginar cómo ha resonado esta caída por todo el mercado inmobiliario.

Las advertencias del euríbor

Pero no es la primera vez que hablamos de esto. Hace dos meses, tratábamos el recorrido del euríbor y sus consecuencias en el mercado inmobiliario. En febrero y marzo de 2018, el euríbor se encontraba en -0,191, y entonces enfiló hacia arriba hasta llegar al -0,108 en febrero de este año. Ahí detuvo la subida y, desde ese momento, no ha habido quien frene su vuelta al pozo. En julio ya se registró un récord histórico negativo en -0,283, y pocos esperaban que tuviera impulso en la recámara para superarse. Lo tenía.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

/data/prestamosperfectos.es/multimedia/documents/evolucion_del_euribor.jpg

Los expertos ya no se atreven a predecir su dirección ni a colocarle un techo –se trataría de un suelo, en este caso– a su progreso en negativo. La verdad es que los tiempos del euríbor en positivo parecen remotos, y más lejanos que nunca si pensamos en todo el camino que debería desandar para volver a la superficie.


Bancos e hipotecas responden

Solo por refrescar la memoria, cabe decir que el tipo de interés variable en un préstamo hipotecario es la suma del euríbor –es decir, la variante susceptible de variar cada mes– más un diferencial fijado e inamovible. Partiendo de ahí, es sencillo discernir los bajos precios que tendrán los intereses para quien formalice ahora una hipoteca.

No obstante, no podemos olvidar a los bancos, quienes, atentos a la pataleta del índice referencial, ya responden dispuestos a no dejarse descubiertas las espaldas. Lo han hecho aumentando el valor de los diferenciales, con tal de compensar el desequilibrio que provoca operar con el euríbor. Esto hace que los intereses no sean tan sumamente bajos como un simple vistazo al euríbor podría sugerir, aunque, según Joaquín Robles, analista del bróker de inversiones XTB, el tipo medio de las hipotecas variables no ha bajado del 1,5% y no ha subido del 2,5% todavía. Recordemos que, en tiempos de crisis –allá por el año 2008–, el euríbor tonteaba con unos valores del 5%.

De estos valores hundidos no se beneficiarán solamente quienes contraten una hipoteca variable ahora, sino también aquellos a quienes les toque revisar su antigua hipoteca variable. Si en agosto del 2018, el euríbor se situaba en -0,169 y ahora está en -0,356, la diferencia vuelve a ser drástica: estamos hablando de una variación interanual de casi 20 puntos básicos menos y, al mismo tiempo, de menos intereses en su cuota mensual.

Fuente: El País

Comentarios