A pagar por la cara en 2020 (parte 2)

Fecha de publicación: 07.11.2019
A pagar por la cara en 2020 (parte 2)

La innovación traerá nuevos usos del pago a través de la autenticación biométrica, como en los autobuses de Madrid, o con la ayuda de ‘chatbots’ o de la misma voz del usuario.

El avance se antoja imparable

Ignacio González-Posada, director de Aceptación y Adquirencia de Mastercard Iberia, admite que “quedan detalles por pulir”, sin embargo,  acordándose de los servicios de autobús de Madrid y Valencia, donde es posible adquirir un billete pasando la tarjeta de crédito, no puede evitar presumir de avances, ya que “los cambios que hemos visto en los últimos cinco años no los hubiéramos imaginado antes y el desarrollo de la tecnología avanza a un ritmo exponencial”. Para él, no sería nada sorprendente que, en 2025, lo normal fuese pagar la mayoría de los servicios mediante la identificación biométrica.

Ya lo decía en la Directiva Europea P2D2

La biometría viene en el mismo pack de los pagos inmediatos a través del móvil, todo contenido en la directiva europea P2D2, de la que hablábamos hace poco, y destinada a revolucionar el concepto del pago digital. Esta revolución viene dictada por la necesidad de aumentar la seguridad en unos métodos de pago que, sucediéndose cada vez más en territorio online, necesitan máximas garantías y reconocimiento legales. Como ya sabemos, este nuevo protocolo de seguridad para el pago digital a través del móvil consta de una autenticación compuesta de dos actuaciones o elementos. primero, el usuario debe pagar con un objeto suyo –el teléfono móvil–; segundo, debe introducir algo que sabe –un dato, un código–; y, por último, debe mostrar algo tal y como es –su cara, sus ojos, su huella dactilar, su voz, etc. Cuantos más elementos de seguridad, más obstáculos al fraude.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

El código de usar y tirar

Ingenico, una compañía dedicada a dar soluciones de pago en el comercio, vaticina la incorporación de la inteligencia artificial y la tokenización a partir de 2020. Esto se traduce en la utilización de un código de un solo uso, que se generará aleatoriamente y nunca repetido, para identificar una transacción concreta que no podrá duplicarse, y cuya numeración no será válida más allá de esta.

Las redes sociales tienen algo que decir

Eso no es todo, porque Ingenico también prevé un papel importante para las redes sociales en cuestión de pagos. Estas podrán incorporar chatbots o asistentes virtualescomo Alexa, el robot de Amazon– a través de los cuales podremos seleccionar productos y realizar compras. Y esto no lo veremos solo en casa, sino también en los puntos de venta de algunas marcas, donde el sistema operativo de Android nos asistirá tanto a nosotros como a los empleados del comercio.

Con los monederos vacíos

Sin perjuicio de todo lo anterior, Ingenico anuncia un avance realmente significativo: la fusión entre comercios de calle o físicos –offline– y los comercios de Internet o e-commerce –online. Este sistema de compra mixto nos permitirá pagar un objeto por internet y desplazarnos a la tienda física para recogerlo. ¿Qué deberá hacer para recoger el pedido que ha comprado?

Una vez pagado el producto, recibirá en su teléfono móvil un código de compra. En la tienda, se identificará y mostrará el código, asociado al producto adquirido, y el empleado de la tienda le entregará en mano el paquete preparado a su efecto.

“Hasta hace poco, los consumidores aún tenían que pagar cuando se les pedía”, afirma Michel Léger, vicepresidente ejecutivo de Ingenico; “ahora pueden pagar cuando, donde y como quieran. Esta transformación en el comportamiento, impulsada en gran medida por el cambio de efectivo a no efectivo, ha llevado a nuevos usos y métodos de pago que forman parte de un proceso que no solo no se detendrá, sino que se acelerará el próximo año al abrigo de las nuevas tecnologías”, concluye.

Fuente: El País

Comentarios