A pagar por la cara en 2020 (parte 1)

Fecha de publicación: 05.11.2019
A pagar por la cara en 2020 (parte 1)

La autenticación biométrica nos permitirá cambiar el concepto de identificación en nuestros pagos. Podremos realizar compras mediante escáner facial o reconocimiento de la voz.

Se podría decir que ya estamos acostumbrados a los pagos instantáneos o de contacto con la tarjeta. De hecho, si nos paramos a pensarlo, realizamos muchos a lo largo de la semana. Un ejemplo claro es el de las tarjetas de abono en el transporte público de las grandes ciudades, como el tren, el metro y el autobús. ¿Quién no ha tenido nunca una tarjeta que solo hemos de acercar a un lector para validar el viaje? Pues, por cómodo y avanzado que parezca este método, que lo es, está cerca de quedarse anticuado, sobre todo si lo comparamos con los nuevos métodos que trae la continua e incesante revolución digital

Siguiendo con el ejemplo del transporte, y aterrizando en el servicio de autobuses de Madrid, tenemos la demostración. A partir de 2020, ni siquiera será necesario pasar ninguna tarjeta, ya que el pago se efectuará automáticamente al subir al autobús por reconocimiento facial. Es lo que se conoce como el pago invisible, y la EMT no tardará en iniciar las pruebas para que quede totalmente instaurado a partir del año próximo.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

El pago invisible

Para que los usuarios de la EMT de Madrid puedan hacer uso del pago invisible, deberán registrarse en su base de datos, proporcionando sus datos personales y la tarjeta de crédito desde la que se cargará el importe de cada trayecto. Además, tendrán que descargar una aplicación donde subirán una fotografía de su rostro. Esto último es muy importante, ya que es lo que permite al sistema de cámaras el autobús detectar la cara de cada usuario, sin que éste ni siquiera tenga que buscar y mirar cámara alguna. Todo este proceso es el que conocemos como identificación biométrica y que termina, por supuesto, en un pago automático y el usuario buscando un asiento, sin más.

Enrique Diego, director de Tecnología de la EMT, expone las dos ventajas principales que tiene el pago mediante identificación biométrica: “Por un lado, el usuario puede viajar aunque no lleve ni la tarjeta de transporte, ni su cartera, ni el móvil en el que tiene registrada su tarjeta de crédito; por el otro, el reconocimiento facial reduce el fraude al máximo, ya que la cara no se puede falsificar, y aumenta la velocidad de entrada del pasajero”.

Un reto apunto de cumplirse

La incorporación de la identificación biométrica para el pago es una de las acciones puestas en marcha por el Ayuntamiento capitalino. En dicho proyecto, llamado “Madrid Mobility Movement”, participan varias empresas cuyo objetivo es facilitar y desarrollar el transporte urbano de pasajeros. 

En este sentido, el pasado mes de mayo tuvo lugar en Madrid el evento “Madrid in Motion”, organizado por Barrabés, donde Mastercard propuso elaborar este sistema de identificación biométrica que dentro de poco veremos en la ciudad. Saffe, una start-up del Reino Unido, es la que ha desarrollado la tecnología necesaria

“Apostamos por un mundo en el que los pagos sean más simples, sencillos y seguros”, dice Ignacio González-Posada, director de Aceptación y Adquirencia de Mastercard Iberia. “La identificación biométrica —que puede ser facial o de otro tipo— puede ser la respuesta a este desafío”, añade.

De momento, las pruebas a efectuar a finales de este año las llevarán a cabo familiares y amigos de la plantilla de EMT, y lo harán en diez autobuses, para después extender el sistema a toda la flota. Al principio, este pago solo se permitirá para adquirir un viaje sencillo, aunque la intención en el futuro es permitir que cualquier tipo de trayecto o servicio EMT se pague de esta forma.

Fuente: El País

Comentarios