A medio camino entre fija y variable: la hipoteca mixta

Fecha de publicación: 09.07.2019
A medio camino entre fija y variable: la hipoteca mixta

Las hipotecas mixtas son créditos que financian la adquisición de una vivienda, exactamente lo que conocemos por hipoteca clásica, y cuyos  tipos de interés son tanto fijos como variables. Concretamente, el tipo fijo está presente entre los 5 y 10 primeros años, convirtiéndose luego en un tipo de interés variable para el resto de su vigencia. A priori, ésta no parece una mala idea, pero las hipotecas mixtas nunca han calado hondo en España. En enero de 2007 representó el 1% del crédito para hogar total concedido, y ni la crisis le atribuyó más popularidad. Pero ahora se puede vislumbrar un ligero levantamiento en sus números.

Los registros de las hipotecas mixtas

En abril de este año, las hipotecas mixtas llegaron a representar el 4,52% del crédito a la vivienda, lo que supone un total de 174 millones de euros. No es mucho comparado con las hipotecas de tipo variable, con un 37,3% del mercado y 1.436 millones de euros detrás; y tampoco con las fijas y el 31,58% que cargan sus 1.216 millones. También es insignificante si contamos que las hipotecas especiales constituyen el 26,6% de todo el crédito, según el Banco de España. Pero ya es algo comparado con el 1% que ostentaban 12 años atrás.

Hace tres años que se están concediendo más de 100 millones de euros en hipotecas mixtas, y en febrero alcanzaron el 5,99%

Las hipotecas mixtas despiertan poco a poco, por eso hoy valoramos hasta qué punto merecen la pena.

Bien valorada por los expertos

José María López es experto en finanzas y asegura que la hipoteca mixta puede favorecer “a los clientes que, tras el periodo inicial a tipo fijo, tienen la confianza de poder amortizar el préstamo en los primeros años del periodo a tipo variable”. Y añade que “esta confianza puede derivar de su capacidad de ahorro o de la expectativa de recibir un ingreso extraordinario en los primeros años de vida del crédito”. Siendo así, no debería haber problema alguno en amortizar la hipoteca en poco tiempo.

La hipoteca mixta es una opción muy interesante que cubre las necesidades de muchos clientes”, reconoce Jorge Rodríguez Maroto, de ING. Según él, “encaja muy bien para aquellos que buscan la tranquilidad de tener una cuota fija los 10 primeros años, que es cuando se pagan más intereses”.

La directora de marketing de EVO Banco, Paz Comesaña, piensa que las hipotecas mixtas “permiten obtener una cuota mensual más reducida” porque el plazo de devolución es mayor. A la pregunta de por qué este tipo de hipoteca no cuaja en España, ella afirma que “los clientes que la suscribieron en una época de tipos de interés elevados se hayan encontrado con que el tipo de interés que se aplica en su préstamo es ahora superior al que hubieran tenido si hubiesen elegido una hipoteca variable”.

CreditoSi
Importe de préstamo 1 000 € Quiero préstamo
Vivus
Importe de préstamo 300 € Quiero préstamo
Monedo
Importe de préstamo 5 000 € Quiero préstamo

Las hipotecas mixtas en España, al descubierto

Sin embargo, los bancos no se esfuerzan en darle más cancha a este producto. En realidad, solo seis entidades bancarias presentes en España ofrecen hipotecas de tipo mixto. El TIN de todas ellas oscila entre el 1,50% y el 2,20% en el periodo fijo, mientras que el variable se sitúa entre el 0,99% y el 1,40% a partir del euríbor. Estas son las siguientes con algunos detalles:

  • Hipoteca mixta Bankinter.
  • ING: Tramo fijo de 10 años. TIN del 1,99%. El resto, euríbor + 1,11%.
  • Abanca: TAE del 3,32% en una hipoteca a 10 años.
  • Hipoteca mixta Ibercaja.
  • Openbank: TAE del 1,78% en una hipoteca a 10 años.
  • EVO: Tramo fijo de 10 años, TIN 1,75%; el resto, euríbor + 0,99%. Tramo fijo de 20 años, TIN 1,98%; el resto, euríbor + 1,19%.

José María López alberga sus dudas respecto al futuro de este tipo de producto. “Es inevitable que, antes o después, los tipos de interés suban sustancialmente”, prevé el experto. En este sentido, “parece que ha pasado el momento de los tipos mixtos y ha llegado el de los fijos”, dado que las cantidades otorgadas y los plazos de amortización siguen hinchándose. El principal motivo por el que cada vez convienen más las hipotecas mixtas, aunque al principio resulten algo más caras, es que el esfuerzo “se ve compensado por su mayor transparencia y la tranquilidad que ofrecen al cliente de cara a su planificación financiera a medio y largo plazo”, sentencia.

Comentarios